Un sueño hecho realidad llamado radio

428 impactos

Fotografía, Herny Díaz en la cabina de INCIRadio
77

Hay un primer amor que siempre recordamos, una ilusión que nació en nosotros y que siempre quisimos más que a nada en el mundo. Infortunadamente en muchos casos las circunstancias o el momento nos alejó de ese anhelo o sueño.

Crecí con personas que querían ser cantantes, astronautas, médicos, un sin fin de carreras que muchos no pudieron vivir. En mi caso, siempre quise trabajar en radio, siempre la sentí de una forma diferente; por eso improvisaba una cabina de radio en la sala de mi casa, compraba con el dinero de mis onces casetes que ponía a grabar las canciones que escuchaba en la radio para luego, con un micrófono de baja calidad, vestirlas con mi voz.

Así empecé a presentar canciones de muchos artistas. Emulando en especial a mi hermano, que también es locutor, tomé sus mejores tonos y los de muchos otros grandes, y así finalmente crecí.

Ahí fue cuando comprendí que hay que tener una identidad propia en todo y en cada cosa que hacemos, dejar esa marca que, al escuchar, muchos digan: “es de Henry Díaz el producto”.

La verdad no voy a decir que la radio es un mundo perfecto. Es dura, a veces es cruel y desagradecida en varios casos, pero ella sabe cómo tratar a su locutor. Cuando abre sus micrófonos, como por arte de magia, de inmediato desaparece cualquier tristeza, cualquier dolor o nudo que se tenga en la garganta;  porque ahí, se olvidan todas las cosas malas. Si al entrar en una cabina no se dejan de lado esos problemas, usted no debería trabajar en radio.

Esta pasión, como lo mencioné, nace con uno, crece y debe ser siempre alimentada con más conocimiento.  Así como el médico aprende nuevos conceptos y tiene que actualizarse, así debe ser en una emisora;  y si algo he aprendido en especial en mi experiencia en INCIRadio, es que cada día se aprende algo nuevo y cada día encuentro una nueva forma de hacer las cosas. Porque lo bueno de la radio es que es como la arcilla, moldeable, solo se necesita de un buen escultor que le dé una forma.

Gracias a la interacción con la población ciega he logrado ver más allá del sonido. Sí, sé que suena loco, pero es la verdad. Es esa facultad de abrir los sentidos a un nuevo mundo, transportarme ahí y hacer sentir a todas las personas que están también presentes. Por eso nuestra emisora es la casa de la enseñanza, del crecimiento personal, el espacio de vivencias,  donde se construyen experiencias únicas que sirven para tener confianza en sí mismo, para obtener más conocimiento sobre la discapacidad, para demostrar que hay muchos mitos sobre las personas ciegas y con baja visión que hay que romper y la Radio Incluyente es la mejor forma para hacerlo.

Agradezco a cada uno de esos 20 mil oyentes por conectarse en algún momento de su día, por escribirnos, por participar constantemente, al director del INCI, Carlos Parra Dussan, por creer y apoyar este proyecto, a Leidy Hoyos y Juan Gómez por dirigirlo, a los funcionarios del INCI por compartir su conocimiento, a los participantes voluntarios, quienes nos apoyan en cada proceso, y a mis compañeros de la emisora que se apasionan también por lo que hacemos.

Gracias por dar todo de sí, por crear un sello único que trasciende todos los gustos y deseos; un medio que es cada vez más escuchado y más admirado por sus contenidos. Gracias finalmente por permitirme seguir sintiendo que ese sueño de niño aún sigue vivo. No imagino mi vida sin la radio, sin INCIRadio.

Lo invito a hacer parte de la Radio Incluyente. Participe en nuestras redes sociales y escúchenos ahora también en Deezer. Solo tiene que buscar la palabra INCIRadio y listo, usted quedará conectado con el mundo de la discapacidad.

 

Fotografía, Henry Diaz Chacón

Autor:
Henry Diaz Chacón
Productor INCIRadio
Instituto Nacional para Ciegos - INCI

Tema: